Solar fotovoltaica

Solar fotovoltaica

La energía solar fotovoltaica produce electricidad de forma gratuita, obtenida directamente a partir de la radiación solar mediante unos dispositivos denominados paneles fotovoltaicos, beneficiándonos de no emisiones de CO2, ni gases, ni ruidos.

Este tipo de energía es enormemente versátil y se usa para alimentar innumerables aplicaciones con instalaciones aisladas de la red eléctrica, para suministrar electricidad a casas de campo, refugios de montaña, bombeos de agua, instalaciones ganaderas, sistemas de iluminación o balizamiento, sistemas de comunicaciones, etc. y para producir electricidad a gran escala a través centrales de generación conectadas a la red. Una de las principales virtudes de la tecnología fotovoltaica es su aspecto modular, pudiéndose construir desde pequeños paneles para tejados a enormes plantas fotovoltaicas.

En una instalación aislada, sin acceso a la red eléctrica, la electricidad generada se destina al autoconsumo, y en este caso será necesario instalar baterías al sistema para poder acumular esta energía generada y así poder consumirla durante la noche.

En cambio, en una instalación conectada a la red, la corriente eléctrica generada por una instalación fotovoltaica puede ser vertida a la red eléctrica como si fuera una central de producción de energía eléctrica o, en su defecto, autoconsumir su propia energía y no la de la compañía eléctrica.

Gracias a los avances tecnológicos y la sofisticación, el coste de la energía solar fotovoltaica se ha reducido de forma constante sobretodo en los últimos años. Se ha aumentado la eficiencia y logrado que el coste medio de generación eléctrica sea prácticamente al mismo nivel que la electricidad convencional.

Las placas de estos sistemas están formadas por módulos y éstos a su vez por células fotovoltaicas. Sus células están formadas por una o varias láminas de material semiconductor y recubiertas de un vidrio transparente que deja pasar la radiación solar y minimiza las pérdidas de calor.

La luz del sol recae en las células fotovoltaicas de la placa, creándose de esta forma un campo de electricidad entre las capas generando un circuito eléctrico. Cuanto más intensa sea la luz, mayor será el flujo de electricidad. Además, no es necesario que haya luz solar directa. O sea que, en días nublados funciona pero con menos intensidad. A demás, estos sistemas resisten condiciones climáticas extremas.

Los sistemas para crear energía solar fotovoltaica son sencillos y fáciles de instalar. Tienen una elevada versatilidad y pueden instalarse en casi cualquier lugar, las instalaciones pueden ser de cualquier tamaño. Finalmente, comentar que las plantas apenas requieren mantenimiento y tienen un riesgo de avería ínfimo.

¿Quiere más información sobre este tipo de proyectos?

Seintec pone su equipo de ingenieros y profesionales a su disposición para informarle y resolver cualquier tipo de duda.

Le asesoraremos para realizar una instalación similar o de cómo puede sacar más y mejor rendimiento con nuestros sistemas según sus necesidades.

¡Confíe en nosotros!

Nuestro servicio de atención al cliente:

  • Llamando al 935 632 001 (Horario de Lunes a Viernes de 9 a 14 h. y de 16 a 19 h.)
  • Entrando en nuestra sección de Contacto
  • Enviándonos un correo electrónico a info@seintec.es